El ayer y hoy de la OCA

El ayer y hoy de la OCA

Es una historia peculiar, hasta diríamos lírica, la que vivió la actual Oficina Central de Admisión en los últimos 25 años, período en que hubo muchos intervalos en su organigrama, pero también fue la etapa de las grandes transformaciones, los grandes saltos, hasta convertirla hoy en un referente en sistemas de selección y admisión a universidades en el Perú.

Desde el año 1992 hasta 1996, se le conocía como la CEA (Comisión Ejecutiva de Admisión), integrada por decanos y miembros del tercio estudiantil. Esta comisión se renovaba cada año. Se programaba un sólo examen al año, cuya publicación de resultados se demoraba un promedio de 48 horas.

La principal precariedad que afrontó fue no contar con una sede propia, pues eran los años en que la presidencia de CEA se ubicada en algunos espacios de un edificio en la calle Cueva del centro de Lima, otras veces en los altos del Hotel El Dorado en Lince, hasta que logró asentarse en una casona antigua en Miraflores, situada en la calle Torre Tagle 180. Ahí estuvo la actual OCA hasta que se trasladó a su  moderno local en la ciudad universitaria, donde funciona desde agosto del 2015.

Volvamos a los 90’, época de las largas e interminables colas para inscribirse,  revisar una y otra vez documentos y pagar en efectivo. Así fue en el Colegio Real en el Cercado de Lima, el estadio del colegio Melitón Carbajal en Lince y en el estadio de nuestra ciudad universitaria.

Esta metodología continuó hasta el año 2003, cuando se da la real transformación, al pasar de las inscripciones manuales hasta el registro por internet. Esto fue sin duda el gran salto que dio la UNMSM en materia de informática y tal como exigía los cánones en sistemas de admisión en las principales universidades latinoamericanas.

En ese año también se decidió realizar dos exámenes, uno en setiembre y el otro en marzo. El primero correspondió al proceso 2004-I, el cual se desarrolló a fines de noviembre del 2003 y se presentaron cerca de 20 mil postulantes. Al año siguiente, siguió simplificándose el servicio al establecerse que las carpetas y prospectos para los postulantes sean adquiridos a través de los módulos de teleticket de Wong y Metro.  

OCA_MIRAFLORES

Avances y retrocesos

Los intervalos en su historia se remiten principalmente a su organigrama y conducción, pues hubo jefes que ejercieron solo dos o tres meses. Las idas y vueltas sucedieron también por su nomenclatura porque si bien de 1992 a 1996 se llamaba CEA, ese mismo año se le cambió por OGA (Oficina General de Admisión). Así estuvo denominándose hasta que el 2000 nuevamente vuelve a ser CEA (Comisión Ejecutiva de Admisión).

Es recién en el 2004, según la R.R. N°03028-R-04 emitida el 06 de julio de ese año, durante la gestión del rector Manuel Burga, que se crea oficialmente la Oficina Central de Admisión, siendo su primer jefe el doctor Herman Vildózola Gonzales, y luego por el período 2011 al 2015 ejerció la jefatura el doctor César Orrego Espinoza y desde enero del 2016, la OCA está dirigida por la doctora Teonila García Zapata.

La OCA de hoy

Actualmente la OCA se está consolidando como un centro de producción en sistemas de evaluación y medición de conocimientos, cuyos servicios son requeridos por diversas instituciones académicas y gubernamentales. Así, en los últimos años ha diseñado y ejecutado exámenes para el Instituto Nacional Penitenciario (INPE), el Consejo Nacional de la Magistratura, las universidades nacionales de Cañete y de la Federico Villarreal, así como para la filial de Educación de la Región Pasco, en el concurso para contrato de docentes.  

Los servicios que oferta la OCA son variados y han logrado posicionarse como referentes para los que aspiran seguir estudios universitarios.

Nos referimos a los encuentros vocacionales, los simulacros presenciales, exámenes virtuales permanentes, que complementan o son antesalas perfectas para las pruebas de admisión que se convoca en cada proceso.

Asimismo, se proyecta virtualizar la mayoría de sus procesos, de tal forma que se eliminen totalmente las colas desde la inscripción hasta la recepción de las constancias de ingreso.

Los prospectos serán virtuales y con costos reducidos, propiciando de esta forma la mayor participación de los postulantes a nivel nacional e internacional en los exámenes de admisión a la UNMSM.

Si las autoridades del nivel central y decanos admiten la idea, la OCA puede atender los diferentes procesos de admisión que hoy en día se dan en las diversas facultades y centro preuniversitario, como son el residentado médico y segunda especialidad de Medicina Humana, los programas especiales de Educación, los que se convocan en Odontología, Medicina Veterinaria, Derecho, entre otros.

De este modo, nunca más la Oficina Central de Admisión funcionará dos veces al año sino permanentemente, elevando su calidad y generando más ingresos propios para toda la universidad, cumpliendo de esta manera el rol que se le ha encomendado como ente responsable de evaluar los procesos de admisión y realizar estudios de investigación para mejorar la calidad de los procesos de selección académica para el ingreso a la Universidad.

Posteriormente, se proyecta coordinar con todas las universidades públicas para tomar un examen de admisión único a nivel nacional con el objetivo de la mejora contínua de la calidad educativa universitaria. 

OCA_CU